Alta confianza = Bajo costo

Por: Pepe Sánchez, Dir. General [email protected]

Alta confianza = Bajo costo

En mi trayectoria y seguro en la tuya, hemos tenido la fortuna de colaborar con otros seres humanos resolviendo tareas en conjunto o desarrollando proyectos, que sin importar su resultado, siempre han sido un éxito de coordinación. Hasta de los más terribles que recuerdo, he podido aprender algo. 

Haciendo un consenso, es muy difícil agrupar las variables y determinar cuál fue el común denominador que detonó el éxito. El más acertado según los expertos, es el Líder, ésta icónica figura que sin importar el producto o servicio que se desee entregar, tiene la difícil tarea de determinar las habilidades de los individuos, potenciarlas, capitalizarlas, articularlas y por supuesto, plasmarlas.

No hay trucos mágicos, ni fórmulas constantes, que funcionen el 100 por ciento de las veces. Sin embargo, el factor de generar confianza y empatía, tendría que ser a mi humilde opinión el primer factor a desarrollar.

 

En el libro de “How to buy a Gorilla”, de David Meikle (a la venta en Amazon por supuesto) encontré, que en una relación de tres partes (el que vende, el que opera y el que cobra) siempre hay diferencias que parten de la naturaleza en el perfil individual de cada uno, y que alinear los objetivos es parte de lograr la empatía, pero ¿qué hay de la confianza? Pues bien, mientras más rápido logremos poner al equipo en el entendido de que la confianza es el valor más propenso en afectar el retorno de inversión (o de satisfacción en algunos casos) y lo justifico citando al autor:

 

Low Trust = Low Speed = High cost

Cuando si se quiere lo contrario, entonces:

High trust = High speed = Low cost

 

¿Cómo se construye un equipo de alta confianza?

 

Proyectar seguridad

No caer en la tentación de pensar que toda decisión necesita pasar por tu filtro, piensa que la percepción que proyectas es egocentrismo, en su lugar, cerciórate de tener a la persona correcta, y déjala tomar sus decisiones.

 

Tener Pasión

Un líder sin visión causa dos problemas profundos en su equipo: no dan dirección y en consecuencia, no desarrollan pasión en su equipo. La pasión nace de la visión.

 

Identificar y respetar el objetivo común, valor del conjunto

Tom Peters en su libro “El círculo de la innovación” lo explica perfectamente: “El líder egoísta intentará dirigir a los demás por intereses propios y en detrimento de los demás.” Tomar en cuenta las opiniones y tiempos del equipo para resolver un proyecto, es esencial, si establecemos las reglas del juego desde el inicio en cada actividad, le damos su lugar y peso a los integrantes, sin importar su rango o jerarquía.

 

Reconocer que no existe la perfección

Las personas que administran minuciosamente a otros con frecuencia están motivados por una o dos cosas: el deseo de perfección, lo cual no se puede lograr, o la creencia de que nadie puede hacer un trabajo tan bueno como lo hacen ellos. En ambos escenarios, volvemos a proyectar inseguridad y desconfianza.

 

Ahora, a añadir valor.

 

Construye puentes relacionales

Trata de conocer equipo y busca áreas en común para desarrollar relaciones profesionales sólidas. Identifica, aprecia, reconoce y potencializa las fortalezas de tu equipo, ahora aprovéchalas para cubrir tus debilidades, (reconoce que nadie es perfecto, ni siquiera tú), usa ejemplos conductuales y casos de éxito para reforzar y compartir tu visión, una acción dice más que mil palabras.

 

Para mí, la real motivación para ser un mejor líder, es resolver nuevos retos inspirando una idea y convenciendo éticamente a otros de ponerla en práctica. En lo personal, siento que me ayuda a crecer como ser humano.

 

¿Cual es la tuya?

12 Principios en Acción

Por: Sandra Rangel, Editora Audiovisual [email protected]

12 Principios en Acción

En el mundo de la animación existen doce principios básicos, recopilados en 1981 por Ollie Jhonson y Frank Thomas animadores veteranos de Disney, que al ser empleados correctamente otorgan a un objeto inanimado la sensación de tener vida.

Mientras pensaba en el enfoque que daría a este artículo, una pregunta se formuló en mi mente durante este proceso de raciocinio: ¿Cómo serían estos mismos principios aplicados al día a día en una agencia digital?

1 Estirar y encoger

La exageración y deformación de los cuerpos logra un efecto de flexibilidad, de carácter cómico o dramático, imprime velocidad a la animación, de esta forma en una agencia la flexibilidad entre áreas juega un papel primordial, puesto que para imprimir velocidad y cumplir con los deadlines, es necesario proponer, reorganizar, negociar y ser como una hoja al viento para que el producto final tenga la calidad de excelencia que nuestros clientes merecen.

2 Anticipación

Guía la mirada del espectador, anuncia lo que va a ocurrir, se divide en tres pasos: nos prepara para la acción, la acción misma y la reacción o recuperación de la forma del objeto, estos pasos se traducen en el ritual que todas las mañanas realizamos al tomar la primera taza de café del día, que nos prepara para la acción, nuestra labor llámese generación de contenido, estrategias digitales, campañas, dinámicas, diseño, motion, seguimiento de cuenta… son la acción misma, culminando con la recuperación en el valioso feedback de los clientes a quienes prestamos servicio.

3 Puesta en escena

Traducimos las intenciones y el ambiente de la escena a posiciones y acciones específicas de los personajes, con ello definiremos la naturaleza de la acción, así cada marca tiene necesidades particulares que pueden solventarse con insights en una estrategia de marketing de contenido definida que se derivará en pautas, call to action, dinámicas y demás mecanismos del tablero de ajedrez con los que contamos para transmitir el mensaje adecuado en el tono y canales correctos del mercado al que deseamos dirigirnos.

4 Acción directa y pose a pose

En la acción directa creamos una acción continua, paso a paso, hasta concluir en una acción impredecible, en la acción pose a pose tenemos una animación más controlada que viene determinada por el número de poses y poses intermedias, dotando a la animación con movimientos fluidos. La mezcla de ambas técnicas se vacía en la famosa ruta crítica donde cada una de las áreas que integran a una agencia se convierten en los ingredientes de una receta, que siguen un orden que puede verse interrumpido si uno de los ingredientes se retrasa en su turno de saltar a la olla.

5 Acción continuada y superposición

En la acción continuada el personaje aún sigue moviéndose después de la acción principal, en la superpuesta, se mezclan movimientos múltiples que influyen en la posición del personaje, ambas enriquecen y dan detalle a la acción, estos casos los vemos en las acciones y reacciones durante el proceso de una campaña digital, que al final alterarán el cómo es percibida una marca por nuestro mercado meta.

6 Aceleración y desaceleración

Como su nombre lo dice se trata de acelerar el centro de la acción y ralentizar el principio y el final de la misma. Cuando nos encontramos inmersos en el cosmos de las ideas durante una sesión de concept review iniciamos pisando suavemente el pedal hasta acelerar a tope la lluvia de ideas, siendo éstas el centro de la acción que se analizarán y culminarán en uno o varios conceptos creativos reflejados como estrellas que conforman a las galaxias que son nuestras marcas.

7 Arcos

Dan una apariencia más natural al movimiento del personaje, puesto que la mayoría de las criaturas vivientes se mueven en líneas curvas. Este punto hace referencia al carácter global de la comunicación, formando arcos entre la necesidad del mercado de un cliente, un ejecutivo de cuenta, un coordinador de contenido, un community manager, un diseñador, un animador motion, stop y retroceso, para que estas células simbióticas se beneficien unas de otras.

8 Acción secundaria

Son pequeños movimientos complementarios y consecuencia de la acción principal. El acto de publicar un post genera interacción entre la marca y los usuarios de redes sociales, señal de abrir el telón para nuestros community managers quienes se mueven en el espacio no visible de la tarima, siendo los tramoyistas que manejan con especial cuidado las respuestas a dichos usuarios iniciando el diálogo entre marcas y target.

9 Ritmo

Da sentido al movimiento, es el tiempo que tarda un personaje en realizar la acción, contribuye a dar la idea de peso, escala o tamaño del modelo. Cuando llega cualquier tipo de solicitud de nuestra área de cuentas, nosotros como área de servicio contamos con procesos y un flujo de trabajo que nos permite engendrar emociones y sensaciones a través de productos audiovisuales en donde la imagen y el sonido rigen el ritmo de la animación y la magnitud de su mensaje.

10 Exageración

Se trata de acentuar una acción, lo que ayuda a hacerla más creíble. No por ser una marca “pequeña” se le debe dar menos atención que a una global, no hay marcas ni clientes pequeños.

11 Dibujos Sólidos

Se refiere al modelado y sistema de esqueleto, lo que dará vida al personaje, dado que toma en cuenta el peso, la profundidad y el equilibrio. Al mirar de cerca al cuerpo humano somos capaces de observar el trabajo en equipo que realizan cada uno de los huesos que sustentan la masa de nuestro organismo, sobre esta premisa cada individuo dedicado al ámbito publicitario está sujeto de pies a cabeza al esqueleto de la comunicación.

12 Personalidad o apariencia

Es proporcionarle una conexión emocional con el espectador, su forma de ser debe ser coherente con su forma de moverse. Cada marca tiene su propia personalidad y su propio tono y forma en que debe ser abordada, al igual que un barco en alta mar no se comportará igual durante la tormenta que en un mar en calma, por ello la tripulación de una agencia debe conocer y ser capaz de detectar los perfiles de las marcas como cartas de navegación que se van ampliando y actualizando cuando se descubren nuevas tierras, para dirigir el navío sin perder el rumbo y llevar el barco a buen puerto.

Estos principios dotan de vida a todo objeto inanimado y los mismos son la semilla que dota de vida a una agencia digital.

6 buenas razones para actualizar tu sitio web

Por: Jonathan Viloria Mendoza, Gerente de Desarrollo [email protected]

Hay muchas variaciones de sitios web y de tecnologías para crearlos, estas se pueden englobar en: Content Management System (Sistema de administración de contenidos) tales como WordPress, Joomla y Drupal; E-Commerce (Tienda en línea) como Shopify, Magento, Woocommerce; portafolio de trabajos, sitio empresarial, entre otras.

Te recomendamos analizar tu sitio web bajo estas seis premisas para saber si realmente debes actualizarlo cuanto antes. Este listado de razones son lo que la mayoría de los clientes buscan actualmente.

No refleja tu marca y no atrae a los clientes correctos

Debes de tomar en cuenta que tu sitio web te promociona las 24 horas del día, los 7 días de la semana en internet. Si tu estética o tu marca han evolucionado a lo largo del tiempo, su sitio web debe de adoptar ese cambio. De lo contrario, estarás enviando el mensaje incorrecto y estarás atrayendo a los clientes equivocados.

Asegúrate que todo el contenido del sitio sea coherente, esto incluye texto, imágenes, colores, fuentes. Debes comprobar que el contenido no sea confuso, ya que cualquier persona puede encontrar el sitio web y no sentirá que es lo que estaba buscando.

Algunos ejemplos pueden ser que la marca es confundida con otra o que el contenido del sitio es muy general.

Temas y tecnologías desactualizados (fuera de moda)

Este punto afecta directamente en la experiencia del usuario (UX -User Experience- por sus siglas en inglés). El mundo digital cambia y evoluciona constantemente y los estándares que rigen a la web cambian cada año, o antes, promoviendo nuevas herramientas y tecnologías para construir un buen sitio web.

Si quieres adelantarte a la competencia, destacar y ser memorable, debes ser ágil y adaptarse al cambio. Si lanzaste tu sitio hace más de 2 años, lo más probable es que esté muy desactualizado en términos de apariencia y funcionalidad. Probablemente ya el código no sirva o tenga un plugin obsoleto que aumenta el tiempo de carga. Es muy posible que tampoco sea compatible con algunos de los últimos navegadores más populares.

¡Busca inspiración y actualízate!

Tu sitio es lento

El objetivo de tiempo de carga en tu sitio web debe de ser menor a 5 segundos. Si no estás seguro de la velocidad de carga de tu sitio, puedes usar herramientas como Pingdom o GTmetrix para verificar el tiempo y los archivos que causan que cargue lento.
La carga lenta podría ser causada por una serie de razones, imágenes pesadas no optimizadas, hosting poco potente, un tema viejo y de bajo rendimiento, o bien, si utilizas administradores de contenido como WordPress, el uso de muchos plugins alentarán el sitio.

Tu porcentaje de rebote es alto (SEO)

Esto es extremadamente importante. Si has estado dedicando tu corazón y tu tiempo al SEO y a una estrategia de marketing que atraiga mucho tráfico al sitio, pero en el momento en que acceden a su página de inicio (o cualquier otra página), se salen inmediatamente, entonces tienes un problema: Estás perdiendo clientes potenciales. Una tasa de rebote alta indica que estamos haciendo algo mal, ya sea con el contenido, con la navegación o el aspecto general del sitio. En promedio, una tasa de rebote entre 40-60% se considera buena (esto varía según cada industria).

El blog es una poderosa herramienta de marketing para atraer más tráfico y usuarios a su manera, a través de palabras clave (suponiendo que invierta en una estrategia SEO y de palabras clave adecuada), enlaces internos y posteriores.

Combina una estrategia SEO con un nuevo sitio web y obtendrás mayor atención.

Mobile friendly

Digamos que no es tu caso, pero si todavía no tienes un sitio web amigable para dispositivos móviles, ¡No esperes más!, estás perdiendo muchas visitas ya que hoy en día los usuarios hacen un mayor número de búsquedas por medio de sus dispositivos móviles.

A/B Testing

Te en cuenta que no solo por que actualices tu sitio web ya deberá de atraer nuevas visitas. Debes de probar, ten variaciones para saber qué es lo que está funcionando como un call-to-action, si este no obtiene clics es posible que los usuarios no lo ven, o no les atrae, por mencionar un ejemplo.

Toma en cuenta que estas razones deben de ser tomadas en separado y a la vez como un todo, no necesariamente para corregir el User Experience deberás de rehacer todo tu sitio web.

Analiza tu sitio y ante cualquier duda, escríbenos para ayudarte a resolverla.

¿Por qué invertir en digital durante el Buen Fin?

Por: Ina Andrews, Dir. de Cuentas [email protected]

Es parte de nuestra naturaleza buscar información sobre los temas que más nos interesan. Tenemos lo que necesitamos al alcance de nuestra propia mano, gracias a los dispositivos móviles e internet; esto nos ayuda a transformar nuestras inquietudes en soluciones funcionales a corto y mediano plazo.

Cuando debemos cubrir una necesidad de compra, normalmente acudimos a motores de búsqueda en internet  con la intención de evaluar el producto/servicio que necesitamos y conocer las diversas ofertas del mercado para tomar buenas decisiones de consumo.

Actualmente, la publicidad se ha adaptado a tal grado que ya es posible cubrir exactamente la necesidad que el usuario previamente ha manifestado con tan solo un clic o un toque en los dispositivos móviles. Para entrar un poco más en contexto, citamos el caso del Buen Fin en 2016, el cual dejó una derrama por 89,000 mdp, que incluso provocó que algunos Guatemaltecos cruzaran la frontera para aprovechar las ofertas que lograron ver por internet.

Según la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI), quienes más consumieron vía digital fueron los hombres de 25 a 44 años, ubicados en el centro del país (26% de la población) y de NSE Medio bajo (46%). Se considera que 2 de cada 10 personas compraron a través de las plataformas digitales. Conforme al estudio, el 50% de los compradores, lo hizo porque encontró las mejores ofertas en línea. Los tres comercios más buscados fueron: Liverpool, Amazon y Walmart. Los productos más consumidos fueron: ropa, accesorios y viajes. Los usuarios que no compraron, no lo hicieron porque no encontraron ofertas atractivas.

Lo anterior nos brinda el principal indicador del porqué estamos obligados a ampliar la presencia de la comunicación en digital. Para ello, es indispensable desarrollar estrategias apoyadas en los pilares digitales: buscadores, redes sociales, display y video. Utilizar de manera eficaz los canales primordiales para alcanzar las audiencias que queremos; posicionar nuestras marcas en el top of mind de los usuarios a través de una segmentación basada en sus necesidades y brindarles la seguridad de que están tomando la decisión correcta para cubrir sus necesidades.

El uso de pixeles con antelación dentro del sitio nos permitirá identificar y diferenciar usuarios, lo que podría ayudarnos para dar mensajes diferenciados de acuerdo a segmentos que se realicen sobre los usuarios, a través del remarketing y la compra programática.

Inteligencia artificial en medios digitales: ¿Estamos listos?

Por: Diego Chavarría, Gerente de Creatividad [email protected]

Si bien la inteligencia artificial es un tema del cual hemos venido escuchando desde hace años, principalmente por la incursión de esta en el cine de ciencia ficción, en épocas recientes ha tomado un mayor auge en la conversación en internet, sobre todo entre comunidades de profesionales involucrados en industrias relacionadas a este tópico, como ingenierías computacionales, innovación tecnológica, industria espacial, servicios, y por supuesto, marketing y publicidad, sobre las cuales comentaremos en esta ocasión.

El internet de las cosas.

Según datos del estudio “Tendencias Digitales 2017” de SM Digital, para el año 2020 se calcula que habrá más de 26,000 millones de objetos conectados a internet en nuestro hogar, oficina, edificios públicos y comercio. Con esto podemos considerar que para entonces el entorno tecnológico contará con millones de terabytes alojados en servidores alrededor del mundo, los cuales representarán casi un 100 por ciento de la data de todo lo que pasa en nuestro planeta y por consecuencia, en nuestras vidas.

Para los más doctos en el tema, la situación actual de esta tecnología puede ser considerada como un desarrollo que aún está “en pañales”, sin embargo, tan solo los que contamos con un teléfono móvil (2,300 millones a nivel mundial, según datos de Statista) a diario le brindamos a la “nube” una cantidad infinita de data a través de nuestro comportamiento en internet como búsquedas, clics, tweets, visitas a sitios, navegación vía GPS, geolocalización, intereses y la lista de variables podría continuar por mucho más.



Ahora, si con estos datos ya nos podemos dar una ligera idea de cuánto le compartimos de nuestra vida a miles de robots en forma de apps, plug-ins, widgets y demás aditamentos en nuestros dispositivos móviles, este número se multiplica al contar y utilizar asistentes virtuales que, cabe decirlo, se hacen cada vez más presentes en nuestra vida diaria. 
 


Siri, Alexa y Cortana, no son los nombres de las cantantes de pop de moda, ni de personajes de Game of Thrones; son los asistentes personales que Apple, Amazon y Microsoft han creado para que tan solo a través de comandos de voz puedan llevar nuestra agenda diaria, sintonizar nuestras estaciones de radios favoritas, revisar información de lugares a visitar, darnos el pronóstico del clima o el resumen de noticias diario, entre muchas otras utilidades.

Una característica que llama la atención en estos dispositivos cargados de IA (Inteligencia Artificial), es que cuentan con la opción de “taparles los oídos”, es decir, en modo normal, estos robots escuchan nuestras conversaciones en casa u oficina para poder brindarnos las mejores recomendaciones y acercarse lo más posible a ser “alguien que nos conoce”; ante esto, las políticas de privacidad han evolucionado al grado de poder volvernos silenciosos para el aparato, lo cual permite que tengamos mayor libertad de conversación. Poco a poco la IA penetra más en nuestras vidas.
Poco a poco la IA penetra más en nuestras vidas.

El caso de Facebook.

Hace un par de meses, dos de los más grandes gurús tecnológicos de los últimos años, Mark Zuckerberg (Facebook) y Elon Musk (Tesla / Space X) se vieron en vueltos en una discusión sobre los riesgos y beneficios de la IA avanzada para la raza humana.

En gran resumen, el creador y fundador de la red social más grande del mundo, Mark Zuckerberg, opinaba que debemos ser optimistas y pensar en todos los beneficios que una IA bien desarrollada podría traernos; por su parte, Elon Musk (una especie de Tony Stark real), refutaba esta idea de Zuckerberg argumentando que el joven multimillonario cuenta con “un conocimiento limitado sobre la materia” y que no comprendía los riesgos reales, incluso hablaba de que estos desarrollos “ponen en peligro a la especie humana” y que más allá de buscar su perfección, debe existir antes una legislación al respecto que regule el uso de IA en diversos ámbitos de nuestras vidas.

Mientras esto sucedía, Zuckerberg y un equipo de expertos programadores, pusieron a correr una prueba de desarrollo de IA, donde se trataba de dos “entes” artificiales que se pondrían a interactuar entre ellos, ambos bajo un papel de agentes negociadores. Tras un periodo de pruebas y de ligeras conversaciones entre ambos modelos, sus creadores detectaron que lo que parecía ser solo un montón de frases sin sentido o aleatorias, se trataba de un idioma encriptado que ambas IA habían desarrollado para agilizar y facilitar su comunicación; una especie de idioma mucho más claro que el inglés.

Ante esta sorpresiva y acelerada “evolución”, el equipo de Zuckerberg decidió desconectar a ambas IA, antes de que tomaran las riendas del proyecto y los mensajes que intercambiaban entre ambos fueran indescifrables.

A pesar de lo ocurrido, Zuckerberg asegura que es un campo muy grande el que aún queda por explorar y las posibilidades son infinitas, siguiendo la línea de este pensamiento positivo contrario al de Elon Musk.

“Ok, computer”

Ahora que sabemos toda la información que compartimos (consiente o inconscientemente) con entidades digitales incorpóreas y dispositivos que caben en la palma de nuestras manos; y que además, fuimos testigos de cómo un sencillo periodo de prueba estuvo a punto de convertirse en algo que no sabemos la cantidad de implicaciones (positivas o negativas) que pudo traer a nuestras vidas, surgen las preguntas: ¿En verdad estamos listos para convivir con otras inteligencias, con otros razonamientos mucho más capaces de resolver problemas altamente complejos, con dispositivos conectados de manera inalámbrica a nuestras mentes y nuestras vidas?


El campo de desarrollo para la IA es sumamente fértil y cada vez son más las compañías globales de distintas industrias que están apostando por desarrollar más y mejor esta tecnología, pero sin duda estamos frente a un elemento que, al saber nosotros que puede desarrollarse y adquirir independencia a pasos agigantados, debemos explorarlo y optimizarlo de manera milimétrica, para de esta forma disminuir los riesgos y aprovechar las bondades que sin duda, la IA podrá brindarnos en un futuro que ya está a la vuelta de la esquina.

Consultorías Digitales

Por Pepe Sanchez, Director General [email protected]

Hace ya casi nueve años me rompí el tendón de Aquiles. Fue una larga recuperación después de que me operaron. Mis aliadas fueron las muletas y la rehabilitación; si bien las muletas eran una ayuda temporal, es cierto que de inmediato me ayudaron a caminar pero no eran el remedio. En realidad, aprender de nuevo a caminar con ayuda de un fisioterapeuta fue un buen reto para darme un baño de humildad. Ahora entiendo que también me transmitió una analogía.

Los nuevos players

En días pasados me dio mucho gusto saber al leer un artículo, que marcas consultoras tan respetables como Deloitte, McKinzey y Accenture empiezan a dar consultorías digitales a través de sus barras de clientes asociados.

Esto habla de un respaldo menos empírico y mas analítico de participar en un mercado como el de promover servicios de consultoría digital. Montarse en negocios de servicio soportados en monetizar la experiencia adquirida vía el esfuerzo, preparación, profundización y tablas en temas digitales puede ser sustentable en el mercado local.

Nuestro mercado habló y fue escuchado, la necesidad de estar más cerca de nuestros clientes en forma de consultores, en lugar de simples intermediarios, llegó para cobrar la factura.

Analogía de los viejos players vs. los nuevos players

Las firmas de consultoría se perciben como un terapeuta, alguien que sabe cómo remediar tus males pero te ayuda a que lo puedas hacer tú mismo y, a la larga, seas más sustentable. El intermediario te intenta vender la prótesis, revisa las recetas, las interpreta y te da la solución correcta por un precio, te regala una sonrisa y no lo vuelves a ver hasta que necesitas algo de nuevo… ¿o no? A veces con el afán de subsistir (vender), el intermediario recomienda una prótesis más ligera, más dinámica, más costosa y que en su empírica experiencia puede ser un gran producto perfecto para ti (obvio, más costoso y con mejor de margen de utilidad).

¿Cuál es mejor? Te doy una pista: no tienen el mismo alcance. Aun cuando la prótesis cumple con su función puntual (la necesitas), no quiere decir que sea una solución para tu largo plazo, el terapeuta (intermediario) queda limitado porque él NO hizo el diagnóstico ni revisará tu avance, progreso o el desgaste de la prótesis en sí; es más, no va a plantearte objetivos a corto plazo de cuánto menos las ocupas y más te vales por ti solo.

El consultor tiene claro un objetivo compartido contigo, te aconseja sobre tu hombro, revisa los escenarios, la estrategia necesaria, hipótesis tras hipótesis comprueba que el objetivo se esté cumpliendo y si no te indica cómo ajustar en el camino… como un terapeuta te ayuda a dar pasos certeros y a recuperar la confianza en darlos. No sólo eso, su labor termina cuando te ve saltando, te da indicaciones para elegir el calzado correcto para tu tipo de “nueva pisada” y recomienda los ejercicios ideales para tu peso.

Esto sólo se logra cuando en verdad aplicamos un análisis a profundidad en equipo con el cliente. ¿Imaginas al vendedor de aparatos ortopédicos revisando la dieta que debes seguir para mejorar el tono muscular de la otra pierna que acompaña a la que tiene prótesis? Yo tampoco…

¿Por qué se volvió negocio/necesidad?

Dibuja un diagrama en un papel que muestre todos los diferentes socios y proveedores de marketing con los que trabajas. Habrá personas creativas, operativas, de finanzas, personal de la cadena de suministro, personal de logística, una o varias empresa de consultoría. En total, habrá varios radios y ruedas diferentes, y cualquier ingeniero te puede decir que mientras menos piezas tenga el modelo, menos riesgo tiene de que se rompa.

Tener claros los eslabones de la cadena de valor, sus indicadores de éxito en el desempeño y la correcta medición y optimización de los mismos es la manera en la que alineamos realmente al consumidor con nuestras marcas.

¿Es lucrativo re-estructurar nuestras organizaciones para cambiar de mindset y casarnos a un más largo plazo y compromiso con los clientes? Yo digo que sí, solamente en Estados Unidos “simplificar procesos digitales” para las empresas de consultoría (nuevos players) representó una facturación de 1.5 billones de dólares en ingresos¹.

Conclusión: Bienvenidos nuevos jugadores al ecosistema digital en México, centremos al consumidor en la cadena de valor de nuestros servicios, asesoremos a los emprendedores, a los neonatos digitales, a los creativos y a todo aquel que “olfatea” negocio en digital y busca nuestra experiencia con la responsabilidad que un terapeuta lo haría con nosotros mismos… ¿O lo harías diferente?

¿Qué es la Economía del comportamiento?

Por Luis Figueroa, Director de Contenido [email protected]

Con cada reto creativo que se asume en una agencia, se adquieren más responsabilidades para concretarlo. Es importante destacar, que cada oportunidad que conlleva la consecución de un nuevo cliente es única; en muchas ocasiones esto se puede evidenciar también en cómo las marcas intentan y aciertan en sus campañas para poder estar más cerca de sus consumidores.

La gran batalla que se genera en una agencia al iniciar un proyecto parte siempre de dos puntos:

  1. ¿Cuál es la necesidad del cliente? y
  2. ¿Quién es nuestro target?

El primero, se entiende de manera sistemática, incluso se puede decir que es algo que se digiere con cierta facilidad. El gran meollo del problema de comunicación parece concentrarse en entender bien al público objetivo, clave absoluta para concretar un esfuerzo de comunicación en cualquier campaña. Puede ser que en tu agencia, o incluso tu cliente no empatice con tu propuesta, pero si los resultados de la campaña logran conectar con tu destino final, el flujo de comunicación se habrá logrado con creces, sin lugar a dudas.

Muchas veces el éxito de un servicio, marca, producto o campaña, logra ser relativamente importante para su consumidor debido a que el trabajo detrás de esta, es un modelo basado en una investigación sustentada, por demográficos y algunos datos duros del consumidor; otras veces, es el resultado de un ejercicio que atiende una necesidad latente en un mercado o que simplemente, la inventa. La realidad es que el momento para ejecutar ideas con base en conocimientos mucho más sustentados acerca de los consumidores ya está aquí, y tanto marcas como agencias creativas deben utilizarlos. Es aquí cuando la novel Economía del comportamiento hace su aparición.

¿Qué es la Economía del Comportamiento?

De acuerdo con el Instituto Mexicano de Economía del Comportamiento es: “… la ciencia que opera en la intersección entre el comportamiento humano, la toma de decisiones y los incentivos, para entender y mejorar la forma en que actúan las personas”.
Para simplificarlo lo mejor posible, se puede decir que es el estudio de cómo un usuario toma las decisiones, es decir, se tiene que contemplar que a cada decisión la rodean tres factores: factores del entorno (contextualizando lo que veo), factores sociales (copiando lo que veo) y factores de experiencia (las emociones me motivan), y una vez entendido esto, se pueden sumar tres grandes conceptos que las complementan: tecnología, psicología y economía, donde estas tres disciplinas se encuentran, tiene el origen cada una de las decisiones que tomamos.

Con el avance de las materias mencionadas, cada día es más fácil acercarse a estos análisis que resultan de sobra provechosos para entender de mejor manera a nuestros clientes y más pensando que tenemos con cada oportunidad, un margen muy pequeño para derrochar esfuerzos, aunque al final, se vale equivocarse, si no de qué manera creceríamos o aprenderíamos, pero las acciones deben estar bien dirigidas para lograr mejores resultados. Menciona Carlo del Valle “Hoy no hay pretexto para no incorporar la economía del comportamiento y la toma de decisiones a la hora de diseñar un producto, un servicio o una marca, por el contrario, el hacerlo nos facilitará el camino para entender mejor al consumidor, y por ende, crear mejores estrategias enfocadas en él.”

De la misma manera en que optimizas contenidos, éstos deberían ayudarte a optimizar el perfil de los clientes que te visitan llevando acciones más contundentes a aquellos que despuntan como tu cliente ideal.

Las marcas que aprovechan esto, están transformando sus sitios web y otros canales digitales en reales “centros sociales” de inmersión que cuentan con la combinación óptima de contenido de marca y contenido generado por el usuario. Estos centros están diseñados para maximizar la participación, interacción y optimización del tráfico hacia una campaña de venta y sus páginas de productos. Por ejemplo, una vez identificado un contenido “ingerido” por los usuarios, el community lo cura, edita sus favoritos y lo publica a sus seguidores, buscando perfilar a aquellos que mejor respondan a estos contenidos que salieron de la misma comunidad.
En estudios recientes se estima que el 93 por ciento de las marcas cuenta con alguna red social para promoverse, pero sólo el 14 por ciento toma el contenido generado en las redes y lo postea en sus sitios para atraer clientes potenciales más afines a consumir.

Los equipos en las agencias, así como los departamentos de mercadotecnia en las empresas, cada día se vuelven, además de multitareas, multidisciplinarios. No basta con tener personal creativo, administrativo y especialistas en publicidad; es hoy más que nunca, congruente, mantener un equipo enriquecido con especialidades tan ambivalentes como la economía y sociología, la psicología y la antropología, así como especialidades aún más dirigidas como los expertos en diseño de pensamiento o en arquitectura de las ideas.

Sin duda, la versatilidad de nuestra adaptación como estrategas de la comunicación, irá cambiando con los años, solo debemos estar preparados con antelación y transmitirlo a nuestros equipos y por supuesto, a los clientes. A estos últimos, con acciones.

4 indicadores de desempeño de tu Gestor de Contenidos

Por Pepe Sánchez, Dir. General [email protected]

Y así empieza la historia. Te has puesto a pensar alguna vez ¿cuáles son los principales indicadores de éxito de un content/community manager? ¿A quién no le ha pasado? Recibimos el reporte mensual de actividades de trabajo del equipo dedicado a social media y parecen narrados por Baudelaire: A la muy querida, a la muy bella, a la que es demasiado alegre, a la que pasa, alegoría, correspondencias… Contenidos románticos que nos enamoran y que no nos dicen nada de primera mano.

Al final del día, es muy difícil conectar las acciones tomadas y empatarlas con cifras que permitan medir en índices, las acciones que se llevan a cabo a modo de ver si vamos por buen camino. Y esto en ocasiones es por no tener la claridad de: ¿Para qué trabaja mi equipo de contenidos?

Me he dado a la tarea de hacer un condensado de algunos puntos medulares y precisos que nos sirvan para evaluar la posición de community manager en nuestra organización. Aclarando, hablo de la función de planeación y marketing del recurso, y no necesariamente de la función 01 800 (atención) que siempre les acabamos delegando.

Espero que sean de utilidad y puedas emitir un juicio de valor que te permita alinear su desempeño a tus objetivos:

1. Optimizar el contenido

Pocas veces entendemos y alineamos la tarea principal de un content manager, que es optimizar el contenido separando el “menos bueno” (para no herir a nadie de los fans) y destacando y promoviendo el mejor. No se trata sólo de descubrir y publicar fotos que te tienten a dar click o acomodar los videos compartidos por los consumidores. Tienen que ayudarnos a interpretar cómo nuestra marca “rebota” en estos contenidos y a entender cómo nuestro contenido resuena con las audiencias. Esta base es el fundamento que permite a las marcas optimizar su estrategia de contenido, aumentar la relevancia e impulsar la participación. Algunos indicadores para ir optimizando son: hashtags medidos dentro de una misma discusión, alcance total de una o varias publicaciones, volumen de contenidos (textos, fotos y videos) compartidos, likes y comentarios.
Por lo tanto, si optimizas el contenido y generas una mejor calidad de diálogo entre tus consumidores y la marca, podrás obtener mejores insights de tus clientes para el armado de productos, promociones y servicios.

2. Mejorar la calidad de tráfico a tu sitio

De la misma manera en que optimizas contenidos, éstos deberían ayudarte a optimizar el perfil de los clientes que te visitan llevando acciones más contundentes a aquellos que despuntan como tu cliente ideal.
Las marcas que aprovechan esto, están transformando sus sitios web y otros canales digitales en reales “centros sociales” de inmersión que cuentan con la combinación óptima de contenido de marca y contenido generado por el usuario. Estos centros están diseñados para maximizar la participación, interacción y optimización del tráfico hacia una campaña de venta y sus páginas de productos. Por ejemplo, una vez identificado un contenido “ingerido” por los usuarios, el community lo cura, edita sus favoritos y lo publica a sus seguidores, buscando perfilar a aquellos que mejor respondan a estos contenidos que salieron de la misma comunidad.
En estudios recientes se estima que el 93 por ciento de las marcas cuenta con alguna red social para promoverse, pero sólo el 14 por ciento toma el contenido generado en las redes y lo postea en sus sitios para atraer clientes potenciales más afines a consumir.

El 83 por ciento de los mensajes incluyen al menos un hashtag*

Los consumidores están utilizando #hashtags para compartir fotos y videos acerca de sus experiencias y marcas favoritas. Para entender esto, hay que mirar los hashtags como firmas digitales que conectan estas interacciones, a los seguidores y sus conversaciones.
A su vez, mediante la creación de un hashtag en torno a una campaña, se pueden ejecutar fotos asociadas o un concurso de videos donde las marcas pueden crear un contexto para sus fans para capturar y compartir sus experiencias.
Asimismo, la marcas tienen la oportunidad de aprovechar este contenido generado por el usuario (UGC) dentro de la campaña y empujarlo a través de otros canales de comercialización.

E-commerce

De nuevo, convertir el plomo en oro. ¿El community manager vende o no? La eterna retórica…
Las fotos y los videos generados por usuarios tienen una capacidad sorprendente para impulsar la participación de la marca, consideración y conversiones de ventas. De hecho, el 84 por ciento de los millennials entrevistados en una reciente encuesta de e-commerce en México, reconocieron que la influencia de compra de un producto viene del contenido generado por otros usuarios y no de la marca.
Piensa que si trabajas en tener auténticas y persuasivas fotos montadas en redes sociales (Twitter, Instagram, etcétera), ofreces experiencias y enlaces contextuales en cada una que pueden “empujar” tu comercio electrónico. Por ejemplo, con las llamadas a las acciones –Shop Now!- las marcas pueden obtener beneficios económicos de UGC, aumentar las ventas y demostrar ROI medible. Un llamado a la acción puede enlazar a su tienda, la página del producto o cualquier otro lugar que desees con ayuda de publicidad extra.
Sólo recuerda que debes solicitar derechos de uso de este tipo de contenidos (disclaimers) para otras promociones de marketing y publicidad.

El producto final y el valor del intermediario

Por Pepe Sánchez, Dir. General [email protected]

Cada día el sector de servicios de intermediario queda más golpeado y herido más de muerte que antes. En días pasados, tuve la oportunidad de participar en dos foros de contexto digital de audiencias muy diferentes y encontré el mismo denominador: nadie quiere reconocer el valor del intermediario en medios (ni en otros servicios “intangibles”).

En una mano, proveedores de todo tipo de servicios para el desarrollo de comercio electrónico (e-commerce), proveedores de pago de datos, de software, de servicios de programación, de servicios de diseño, por mencionar algunos; tecnologías que en su mayoría requieren un alto índice de complejidad y varios años de R&D, y en donde ahora el delirium tremens obliga a firmar cualquier convenio de confidencialidad antes de siquiera proceder a platicar de algún proyecto y/o estrategia que se traiga entre manos (lamentablemente no es para menos o como dice mi abuela, “la burra no era arisca, la hicieron a palazos”).

En la otra mano, un foro orientado a instituciones educativas que pretenden entender el contexto digital, es decir, grandes eruditos de la mercadotecnia en educación acuden a eventos de actualización donde entienden que siempre hay una oportunidad de seguir aprendiendo en el cambiante y siempre vivo entorno digital.

En todos los casos, el común denominador de charla es la última línea de defensa para ser intermediario: “el producto”. Aunque ya se habla de la muerte de las 4 P, me parece que no debemos perder de vista su tumba, ya que sin sus cenizas, no habría un producto definido, una propuesta de diálogo para tu guión y sin él, tu servicio no genera valor en la cadena de intercambio, que es donde juega su lugar el héroe de la película, la 5ª P: “el peer” (a.k.a. el usuario, el par, el compinche, el venerable, el gente, el compadre…). Y ahí es en donde empieza la ignición e intercambio de valor en la cadena (seguro me voy a aventar un tiro con alguien, ya luego les cuento como quedó la discusión).

Los intermediarios estamos obligados a reinventarnos o morir. Explico mi drama: vivimos en un país donde el talento se cotiza cual moneda de intercambio, desacreditando el valor que se ganó el intelecto y atentando contra su misma base; gracias al capitalismo (de los Keynesianos y Tecnócratas), el desarrollo del sector servicios se convirtió en “Casablanca”, esa preciosa área de la transformación intelectual de libre culto que ha visto nacer a los grandes ídolos del pueblo a partir de una gran idea, ídolos que arrebata al señor feudal su poder (tipo Robin Hood Zuckerberg) gracias a la incansable inspiración aportada “Peer 2 Peer”.

Pero no nos desviemos, el gran diferencial es tangible, ese “Robin Zuckerberg” tenía el producto e interés de los peers (todos “vouyeristas inofensivos”, claro) en ese exitoso producto, pero producto al fin. Imagínate si sólo se hubiera limitado a ser un consultor de citas, ¿qué hubiera pasado? Animado a sólo tomar los datos de las mujeres que exhibió y a dar el “servicio” de compartir sus secretos para arreglar una garantía de que podrías tener una oportunidad de salir con ellas (onda la película”Hitch”), donde a pesar de haber  visto 1,234,589 casos y experiencias de éxito diferentes (OK, exageré), se le permitía cobrar por dar consejos de cómo ser mas asertivo con las mujeres.

¿Saben qué pasaría ahora mismo con este servicio en México?

Aquí un ejemplo que imagino con aquellos que apuesten por ofrecer este servicio con base en tecnología programática (amigos del e-commerce) y/o cuentan con preparación, procesos y metodologías (amigos del sector educativo) para brindar el servicio de intermediarios a clientes:

Proveedor: -Mira, con base en estos análisis, cada inversión que hagas de tu guardarropa demuestra que puedes verte más delgado y alto y, por lo tanto, incrementar el 10 por ciento de éxito con las mujeres del estereotipo que pides.

Cliente: – OK, de acuerdo. Envíame la orden de compra (ODC) por el guardarropa, pero baja el costo de tu fee de servicios porque voy a usar la mayor parte de mi presupuesto en cuantas camisas y pantalones pueda. ¡Ah, por cierto! si no es rubia, delgada, de más de 1.70 metros de altura, con casa en Acapulco y sin papás -para que no me molesten-, no te pago.

Los intermediarios estamos muertos

Porque honestamente, ¿para qué queremos esforzarnos en encontrar la pareja perfecta para alguien más? ¿No deberíamos pensar en buscarla para nosotros mismos (tranquilos, que sólo es una analogía donde me refiero a los clientes)? ¿Por qué no aceptamos que debemos tener el foco en un producto? No tratar de ser intermediarios de todo y no aprender de nada. ¿No se han dado cuenta de que no somos más grandes que el contenido que hay en internet? Wake up! La vida nos colapsa en contenidos y nos produce ansiedad crónica si no nos enfocamos.

Después de charlar con grandes amigos de la industria que tienen años metidos en esto, me quedo con tres apabullantes conclusiones:

  1. a) Si somos capaces de ejercer la materia de modelos de atribución, ¿por qué no desarrollar una startup propia?
  2. b) Si entendemos el valor del diálogo Peer 2 Peer para generar historias que entrelacen las marcas, etcétera, produzcamos los contenidos.
  3. c) Dediquémonos a dar consultoría, armémonos de valor, redactemos agresivos NDA y no malbaratemos las 1,234,589 experiencias que muchos clientes no están dispuestos a pagar (“Oiga, ¿y pa’ cuánto me alcanza si nomás traigo 15 pesos?”).

Por último, mantengan el foco: “Si haces helados de chocolate, no te pongas a sembrar bananas”. Así que insisto, no podemos hacer las tres cosas, hay que focalizarse, no caigan en la tentación de desarrollar un plantía de bananas porque es probable que haya clientes que quieran Banana Split, mejor enfóquense en hacer el mejor helado de chocolate posible y cuando lo logren, vuélvanlo a hacer.