Alta confianza = Bajo costo

Por: Pepe Sánchez, Dir. General jlsanchez@kleinundgross.net

Alta confianza = Bajo costo

En mi trayectoria y seguro en la tuya, hemos tenido la fortuna de colaborar con otros seres humanos resolviendo tareas en conjunto o desarrollando proyectos, que sin importar su resultado, siempre han sido un éxito de coordinación. Hasta de los más terribles que recuerdo, he podido aprender algo. 

Haciendo un consenso, es muy difícil agrupar las variables y determinar cuál fue el común denominador que detonó el éxito. El más acertado según los expertos, es el Líder, ésta icónica figura que sin importar el producto o servicio que se desee entregar, tiene la difícil tarea de determinar las habilidades de los individuos, potenciarlas, capitalizarlas, articularlas y por supuesto, plasmarlas.

No hay trucos mágicos, ni fórmulas constantes, que funcionen el 100 por ciento de las veces. Sin embargo, el factor de generar confianza y empatía, tendría que ser a mi humilde opinión el primer factor a desarrollar.

 

En el libro de “How to buy a Gorilla”, de David Meikle (a la venta en Amazon por supuesto) encontré, que en una relación de tres partes (el que vende, el que opera y el que cobra) siempre hay diferencias que parten de la naturaleza en el perfil individual de cada uno, y que alinear los objetivos es parte de lograr la empatía, pero ¿qué hay de la confianza? Pues bien, mientras más rápido logremos poner al equipo en el entendido de que la confianza es el valor más propenso en afectar el retorno de inversión (o de satisfacción en algunos casos) y lo justifico citando al autor:

 

Low Trust = Low Speed = High cost

Cuando si se quiere lo contrario, entonces:

High trust = High speed = Low cost

 

¿Cómo se construye un equipo de alta confianza?

 

Proyectar seguridad

No caer en la tentación de pensar que toda decisión necesita pasar por tu filtro, piensa que la percepción que proyectas es egocentrismo, en su lugar, cerciórate de tener a la persona correcta, y déjala tomar sus decisiones.

 

Tener Pasión

Un líder sin visión causa dos problemas profundos en su equipo: no dan dirección y en consecuencia, no desarrollan pasión en su equipo. La pasión nace de la visión.

 

Identificar y respetar el objetivo común, valor del conjunto

Tom Peters en su libro “El círculo de la innovación” lo explica perfectamente: “El líder egoísta intentará dirigir a los demás por intereses propios y en detrimento de los demás.” Tomar en cuenta las opiniones y tiempos del equipo para resolver un proyecto, es esencial, si establecemos las reglas del juego desde el inicio en cada actividad, le damos su lugar y peso a los integrantes, sin importar su rango o jerarquía.

 

Reconocer que no existe la perfección

Las personas que administran minuciosamente a otros con frecuencia están motivados por una o dos cosas: el deseo de perfección, lo cual no se puede lograr, o la creencia de que nadie puede hacer un trabajo tan bueno como lo hacen ellos. En ambos escenarios, volvemos a proyectar inseguridad y desconfianza.

 

Ahora, a añadir valor.

 

Construye puentes relacionales

Trata de conocer equipo y busca áreas en común para desarrollar relaciones profesionales sólidas. Identifica, aprecia, reconoce y potencializa las fortalezas de tu equipo, ahora aprovéchalas para cubrir tus debilidades, (reconoce que nadie es perfecto, ni siquiera tú), usa ejemplos conductuales y casos de éxito para reforzar y compartir tu visión, una acción dice más que mil palabras.

 

Para mí, la real motivación para ser un mejor líder, es resolver nuevos retos inspirando una idea y convenciendo éticamente a otros de ponerla en práctica. En lo personal, siento que me ayuda a crecer como ser humano.

 

¿Cual es la tuya?